SINTESIS REUNION

SINTESIS REUNION
PULSAR PERGAMINO PARA ACCEDER AL DOCUMENTO

SENTENCIA GANADA EN PALENCIA

SENTENCIA GANADA EN PALENCIA
PULSAR PARA VER SENTENCIAS

miércoles, 16 de abril de 2014

Renta 2013: Cómo declarar las preferentes, los bonos y otros activos complejos

En el repaso a los conceptos más complejos que componen la Declaración de la Renta, y después de un ejercicio como el de 2013 que ha creado problemas en numerosos activos, le planteamos tres cuestiones que para muchos inversores serán clave al completar el IRPF de este año:


1- ¿Cómo tributan los activos de renta fija?
Los productos de renta fija ofrecieron una atractiva oportunidad de inversión hasta el año pasado, cuando muchos inversores deshicieron posiciones -o se vieron obligados a ello, como en las preferentes-. Todos los productos de renta fija tributan como rendimientos del capital mobiliario (al 21%, 25% o 27%), y no como ganancia o pérdida patrimonial, como podría parecer aparentemente. Si hay pérdidas, se compensar con elementos de la base del ahorro, como los intereses de depósitos o los dividendos, entre otros. Miguel Ángel Ferrer Garcerán, de Arrabe Asesores, recuerda que «se consideran rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios» y que «al valor de adquisición o suscripción, hay que descontarle las comisiones».

2-¿Pero hay que declarar los canjes de obligaciones u otros activos por acciones?
Al canjear, generan un rendimiento mobiliario. Después, las acciones, si se venden, una ganancia. El problema de muchos activos de renta fija surge cuando el contribuyente tiene acciones como consecuencia del canje de estos productos, como las obligaciones. Al convertirlas, se genera un rendimiento «por la diferencia entre el precio de la acción otorgada y el coste de la obligación inicial», explica Victoria Rubio. «En ese momento -apunta- nace la acción, con el valor del coste de la venta de la obligación», de cara al futuro cuando se vendan las acciones y se genere una variación patrimonial. En el caso de las participaciones preferentes, si aceptó una quita como solución al problema que ha supuesto para muchos inversores este tipo de activos, se genera un rendimiento negativo entre el valor inicial de la inversión y el que le reconozca el laudo arbitral. Ese rendimiento negativo también le servirá para compensarlo con intereses de depósitos, cupones de deuda o dividendos, en la base del ahorro.

3-¿Es compleja la tributación de CFD´s, futuros, etc.?
Generan ganancias o pérdidas, pero hay que tener en cuenta la fechas de compra y venta y los gastos deducibles. Existen instrumentos complejos de inversión que, por sus características, merecen un cuidado especial a la hora de completar su Declaración, como los contratos por diferencias (CFD´s), futuros, derivados, etc. «Hay que ser coherente al declararlos, porque Hacienda no tiene datos de sus posiciones intradiarias», advierte Victoria Rubio. «Si se cometen errores al tributar por este tipo de activos, después habrá que justificarlos», indica esta experta. En principio, todos estos instrumentos generan una ganancia o pérdida patrimonial, que puede ser tanto a corto plazo (en cuyo caso tributa en la base general) o a largo plazo (en la base del ahorro), con las conocidas consecuencias a la hora de compensar, si hay minusvalías. Con alguna característica propia. «En los CFD´s, no se establece la norma antiaplicación de dos meses antes y después para poder compensar, se puede entrar y salir en el mismo modelo de CFD sin consecuencias fiscales», indica Rubio. Por su parte, José Manuel Ortiz aclara que, en el caso de los futuros, «la venta se declara con el vencimiento del mismo o con el cierre de la posición» del inversor. Además, «si es un empresario el que contrata un futuro para cubrirse, la renta generada no tributa como ganancia patrimonial, sino como rendimiento de actividad económica». En todos los casos, no olvide los gastos asociados a la operación (comisiones, por ejemplo), como forma de deducirse parte del precio de compra y tributar de forma más 'cómoda' para sus intereses.
Fuente de datos: inversión y finanzas.com

martes, 15 de abril de 2014

Hacienda asesta el golpe de gracia a los preferentistas con la declaración de la renta

Afectados por las preferentes de Bankia, durante una protesta.

El próximo mes empezará la Campaña de la Renta y, entre sus principales novedades, está la obligación de tributar el canje de las preferentes, una operación que Europa impuso a los ahorradores dentro del marco del plan de rescate al sector financiero, convencida de que los tenedores de híbridos también debían asumir parte de las pérdidas.
El resultado de esta postura fue que los titulares de participaciones preferentes o deuda subordinada debían convertir sus valores en acciones de las entidades y que los titulares de determinada deuda subordinada podían optar por convertir sus valores en deuda senior.
El problema que se abre ahora para estos ahorradores es saber cómo debe tributar el canje, una duda sobre la que Hacienda ya se ha pronunciado en unaconsulta a la que ha tenido acceso El Confidencial y en la que hace especial referencia a los preferentistas de Bankia, ya que se basa en el dictamen de la Comisión Rectora del FROB del 16 abril de 2013.
El resultado final es que la Dirección General de Tributos asesta el golpe de gracia a los preferentistas. El motivo es que Hacienda ha concluido que debetributarse de manera diferente la pérdida derivada de la quitaimpuesta por Bruselas de la plusvalía o minusvalía obtenida con la venta posterior de las acciones (en el caso de NCG y Catalunya Banc, de la liquidez obtenida acudiendo al Fondo de Garantía de Depósitos).
El dictamen de Hacienda hace que, ahora que los preferentistas de Bankia empiezan a soñar con poder vender sus acciones con plusvalía, vayan a tener que pagar entre el 21% y el 27% al fisco, al no poder compensarlo con la pérdida que les impusieron con la quitaLo primero, la pérdida derivada de la quita, se considera como rendimiento mobiliario negativo, mientras que la pérdida o ganancia obtenida con la venta de las acciones va por el lado de pérdida o ganancia patrimonial. Esto hace que, por ejemplo, aquellos preferentistas de Bankia que ya están rozando la posibilidad de vender los títulos que les dieron de la entidad con ganancias, vayan a tener que pagar a Hacienda entre un 21% y un 27%, sin poder compensarla con la pérdida que les provocó la quita.
"Lo lógico sería poder compensar los rendimientos de capital mobiliario negativos con las ganancias patrimoniales y viceversa", se lamenta un asesor fiscal de Auren. "El problema es que no se previó. Si esa norma se hubiera previsto conforme a las personas a las que iban dirigidas las quitas, quizás la solución hubiera sido diferente", se lamenta José María Mollinedo, secretario general de los Técnicos del Ministerio de Hacienda.
En línea con la Comisión Lagares
De hecho, la idea de permitir compensar los rendimientos del capital mobiliario con las pérdidas o ganancias patrimoniales está dentro de la batería de propuestas de la Comisión Lagares. El problema es que, aunque esta idea termine saliendo adelante, no sería hasta enero de 2015 cuando entraría en vigor, lo que hace que los preferentistas pierdan dos de los cuatro años que contempla la ley para compensar pérdidas.
Consciente de ello, Mollinedo señala que debería aprovecharse la reforma fiscal para dar una solución específica a los preferentistas.
Un ejemplo de esta casuística sería el de un ahorrador que invirtió 100.000 euros en preferentes de una emisión de Caja Madrid del año 2009 y al que el FROB obligó a aceptar una quita del 30%, lo que redujo a 70.000 euros el importe que se le canjeó por acciones de Bankia, a un precio de 1,35 euros, lo que equivale a 51.851 acciones.
Oficina de la Agencia Tributaria. (Efe)Oficina de la Agencia Tributaria. (Efe)
La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri cotiza ya en 1,5 euros, lo que significa que los ahorradores que vendan ahora los títulos obtienen una plusvalía de 0,15 euros por acción, o 7.772,25 euros en total, si vendieran todas las acciones, que además no se pueden compensar con los 30.000 euros de pérdidas sufridos con la quita, ya que ellos van por el lado de rendimientos negativos del capital mobiliario.
El problema es que, según la resolución de la Dirección General de Tributos,esta ganancia debe declararse como ganancia patrimonial, sujeta a una tributación del 21% por los primeros 6.000 euros y de un 25% por el resto, hasta los 24.000 euros, lo que significa que ese ahorrador pagará en la declaración del IRPF del próximo año 1.703,06 euros como renta del ahorro.
La particularidad del laudo
La situación todavía se complica más en aquellos casos en los que lospreferentistas fueron a laudo arbitral y se les dio la razón. En estos casos se descuenta del dinero total invertido los intereses al 7% que ya se habían cobrado de las preferentes, lo que sitúa en 86.200 euros la cantidad máxima que se les debe restituir.
Cuando ha habido un laudo arbitral favorable al preferentista, Hacienda interpreta que hubo un vicio de consentimiento y, por tanto, no puede tributar la recompra, pero no abre vías para compensar la pérdida que sufrió con la quitaEl importe del efectivo que se les debe liquidar depende del momento en el que se dicte el auto y, por tanto, del precio de cotización en ese momento de las acciones (o del importe de venta si el ahorrador las vende antes de la firma del convenio arbitral). Hacienda interpreta que como ha habido un vicio de consentimiento, no puede tributar la recompra de las acciones, la suscripción simultánea de acciones, ni la venta de títulos realizada antes de la firma de convenio arbitral, porque nunca se debió llevar a cabo, y por tanto; la diferencia entre los 100.000 y los 86.200 euros tributará como rendimiento negativo del capital mobiliario; el dinero en efectivo que se entregue para cubrir la diferencia entre el dinero que se le liquida y el de cotización, ya está incluido en esta pérdida.
Aunque, en este caso, la Agencia Tributaria reconoce el error de consentimiento y por eso no hay impacto fiscal hasta cubrir los 86.200 euros, la realidad es que el preferentista está asumiendo un rendimiento negativo de casi 14.000 euros que, en muchos casos, probablemente nunca pueda compensar en su totalidad con rendimientos positivos del capital mobiliario.
Aunque la normativa concede un plazo de cuatro años para compensar estos números rojos con otros negros, sólo puede hacerse con otros rendimientos de capital mobiliario, como dividendos e intereses. Pero, aunque dentro del universo de preferentistas hay mucho tipo de inversores, lo cierto es que muchos de ellos se han demostrado jubilados o pequeños ahorradores que dificilmente obtengan más de 3.000 euros anuales en dividendos e intereses.
En cambio, si se les dejase cruzar rendimientos negativos del capital mobiliario con ganancias patrimoniales, tendrían más fácil poderlos compensar en su totalidad.
Fuente de dados: cotizalia
http://www.elconfidencial.com/mercados/2014-03-22/hacienda-asesta-el-golpe-de-gracia-a-los-preferentistas-con-la-declaracion-de-la-renta_105003/

Los titulares de preferentes se quedan sin borrador de la renta

AGUSTÍ SALA BARCELONA
No solo pierden ahorros sino que ganan complicaciones fiscales. Los miles de titulares de preferentes no recibirán el borrador de la renta 2012, que puede pedirse y confirmarse desde el 2 de abril, por ser un producto que carece de retención, según afirma Hacienda en respuesta a varias consultas recibidas. Son miles de personas que tendrán que elaborar la declaración con los datos que les envíe la Agencia Tributaria y con los que tengan en su poder relacionados con este complejo y ruinoso producto financiero.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 20 de la sección de Economíade la edición impresa del día 15 de abril de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)
La cuestión es que al tener muchos afectados concentrados sus ahorros en estos títulos que creían seguros y que arrojan pérdidas, carecen de ganancias en depósitos o dividendos que compensar, aunque tienen cuatro años para hacerlo. En resumen, «no pueden neutralizar las pérdidas», explica Josep Maria Noguera, portavoz de la Associació Professional de Tècnics Tributaris de Catalunya i Balears.
Lo cierto es que muchos ignoran esta situación y esperan el borrador. Los asesores fiscales consultados critican que el Gobierno no haya hecho una regulación especial como en otros casos excepcionales, dado que muchos afectados son jubilados. Para la renta 2012, el fisco ha incluido en los supuestos para el borrador a quienes tienen bonos autonómicos, que en la campaña pasada quedaron excluidos.
DOBLE ENGAÑO / Y es que muchos preferentistas han sufrido «un doble engaño: la pérdida de valor de sus ahorros y que solo pueden neutralizar esas pérdidas si tienen otros ahorros», dice Noguera. Lo mismo sucede si se han acogido a la conversión en acciones. Si venden estos títulos con números rojos solo podrán compensarlos con ganancias con operaciones bursátiles o la venta de inmuebles. En el fondo, no estamos ante un problema fiscal sino de haber colocado un producto a quien no debería habérsele vendido .
Hacienda concluye que «los contribuyentes que perciban rendimientos del capital mobiliario derivados de participaciones preferentes no tienen el perfil de borrador porque perciben rendimientos no sujetos a retención». Por el momento descartan un trato especial para ellos, algo que critican los expertos.
Los ingresos o, mejor dicho: pérdidas con preferentes, tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario, por lo que se incluyen en la base imponible del ahorro y pagan el 21%, el 25% o el 27%, según si se sitúan por debajo de 6.000 euros, si están entre esta cantidad y 24.000 euros o si sobrepasan esta cifra. Al hacer su declaración, el titular deberá conocer el precio al que adquirió los títulos. Hacienda solo tiene el de venta, lo único que están obligados a comunicar los bancos.
Bruno Domínguez, abogado de Baker & McKenzie, destaca que el tratamiento fiscal de los rendimientos tiene la ventaja de poder compensar ganancias de la misma naturaleza y rebajar la factura fiscal y la desventaja de las pérdidas, aunque en puridad debe hablarse de rendimientos negativos, ya que no son plusvalías o minusvalías patrimoniales. La sorpresa de no poder acogerse al borrador es en el 2012, que fue cuando se llevaron a cabo canjes y conversiones por acciones. Hasta entonces, al ser intereses y tener retención, no había problema.
Por su parte, Joan Pons, abogado de Linktax, recuerda la complejidad de los procesos en los que el titular recibe la devolución de la inversión en dos veces. La primera, con un rendimiento negativo, y la segunda, con el resto de la cantidad pactada con el banco, que deberá computarse completamente como rendimiento positivo del capital con una retención del 21%.
Fuente de datos: El Periodico

Unicaja oficializa su entrada en el consejo de Ceiss

Manuel Azuaga se convierte en 'consejero de referencia' para esta entidad / El próximo 30 de abril se conocerá el nuevo consejo

Manuel Azuaga se ha convertido desde este lunes 'consejero de referencia' en el seno del consejo administración de Caja España de Inversiones Salamanca y Soria (Ceiss). Ha sido en Madrid, en el transcurso del habitual consejo, en el que se ha dado entrada a uno de los hombres de Braulio Medel en el seno del máximo órgano de gobierno del banco castellano y leonés.
Después de tres años de encuentros y desencuentros Unicaja cerró semanas atrás la adquisición del Banco Ceiss, que de ahora en adelante comenzará a administrarse como entidad filial.
En esa dinámica se ha enmarcado la presencia de su consejero delegado y vicepresidente de Unicaja, Manuel Azuaga, en el consejo de Ceiss.
La toma de posesión como consejero supone "un paso más", según fuentes de la entidad, en la puesta en marcha del nuevo banco bajo la tutela de Unicaja de Málaga así como el inicio de un nuevo camino que marcará las 'líneas de negocio' a desarrollar por la entidad.
Azuaga ha ocupado este lunes el sillón que quedaba libre la dimisión de Pablo Pérez Robla como consejero de Ceiss. De esta manera, Unicaja da el primer paso para tomar el control efectivo de su nueva filial, tras confirmar su adquisición el pasado 21 de marzo.
'Hoja de ruta'
La próxima fecha clave para Ceiss será la junta general ordinaria para el próximo 30 de abril en su sede social, que está en Madrid, y en la que se determinará el número de consejeros tras la modificiación de los estatutos sociales.
En la 'hoja de ruta' que Unicaja se ha marcado con Ceiss se encuentra el inicio de nuevas conversaciones a nivel institucional con el fin de 'dar fe' de la proximidad que Ceiss seguirá teniendo en su actual zona de actuación, estrechamente vinculada a Castilla y León.
Fuente de datos: elbierzonoticias.com 

Unicaja amortiza deuda para digerir la compra de Banco CEISS


  • La entidad andaluza anticipa el pago de 275,6 millones de euros de varias emisiones de bonos.
  • Medel logró ‘el premio’ del negocio financiero de las antiguas Caja España y Caja Duero, a cambio de las ayudas del Estado.

Unicaja compró en marzo del castellano leonés Banco CEISS en buenas condiciones: mientras gane, me aprovecho de ella y si pierdo, ahí te quedas. Estaba claro que el presidente, Braulio Medel (en la imagen) se estaba aprovechando de que el Gobierno no podía permitirse más nacionalizaciones, cerrado ya como estaba con Bruselas el rescate bancario. Parece que está superando esa compra y que la cosa no va mal, aunque no hay que olvidar que el Estado se dejó un dineral en CEISS, que era la condición de Medel para comprarla. Esta mañana comunicaba a la CNMV que ha amortizado anticipadamente 275,65 millones de euros procedentes de tres emisiones de bonos garantizados. En otras palabras, empieza a amortizar deuda y está menos apalancada.

Unicaja confirmó a finales de marzo la compra como filial del Banco Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria (CEISS), que mantuvo a duras penas hasta entonces el negocio financiero de las antiguas cajas de ahorro Caja España y Caja Duero.Unicaja obtenía, después de tres años de complejas negociaciones, su premio por ser una de las pocas cajas de ahorros que ha salido indemne de la reforma financiera.

La caja andaluza ha procedido hoy lunes, en concreto, a una amortización anticipada de  3.732 títulos -por un valor nominal conjunto de 186,6 millones de euros- pertenecientes a la primera emisión de bonos garantizadosque la entidad registró en la CNMV en marzo de 2012.

También ha amortizado 796 títulos -por valor de 39,8 millones de euros- correspondientes a la segunda emisión de dichos bonos, así como otros 985 títulos, por importe de 49,25 millones de euros, de la tercera emisión del mismo folleto.

Mariano Tomás

mariano@hispanidad.com

lunes, 14 de abril de 2014

Ahorros sin Caja

Ni león ni toro, ni león ni españa, ya no hay Caja y Banco Ceiss es una filial de Unicaja, nuevo capítulo financiero y fin de más de un siglo de filosofía social del ahorro


  • Ahorros sin Caja -
    Ahorros sin Caja -
MARÍA J. MUÑIZ | LEÓN 13/04/2014
El escenario financiero de hoy se parece muy poco no al de ayer, sino al de hace apenas un minuto. Cambios de vértigo, mercados globales, modelos capaces de competir y sobrevivir con solvencia y, sobre todo, una crisis que ha dejado al aire las vergüenzas de un sistema que presumía hace pocos años de tener las espaldas cubiertas ante eventuales dificultades. Con forceps y grandes cantidades de dinero público (nacional y europeo, y también de los ahorradores, a los que se obliga a asumir pérdidas mientras se desentraña si la naturaleza de sus intereses era de ávidos inversores o de confiados ignorantes) se ha gestadoun nuevo sistema financiero del que se han barrido las cajas de ahorro, hasta hace no tanto orgullo del modelo patrio.
No era oro todo lo que relucía. Ni siquiera era latón. Mientras la mayoría de los hoy convertidos en reajustados bancos miran al frente y pugnan por dejar escondidos bajo la alfonbra los desaciertos (cuando no abusos) de gestiones movidas por presiones políticas y urbanísticas, la esencia filosófica con la que nacieron las cajas de ahorro queda aparcada en los libros de historia.
En realidad, a juzgar por los desmanes evidenciados a golpe de informes de expertos financieros y hombres de negro de la exigente troika, aquel espíritu ilustrado que pretendía redimir los vicios dilapidadores de las clases humildes, a la vez que librarlas de la usura de las casas de banca y otras fórmulas de abusos prestamistas hacía mucho tiempo que había pasado a mejor vida. Ahí está el caso de los estafados por las participaciones preferentes y la deuda subordinada. O los desmanes hipotecarios. O los créditos para incentivar un consumo insostenible.
Aquí y ahora, en el contexto de esta espiral vertiginosa, se cierra otro capítulo de la más que centenaria historia de lo que nació como la caja de ahorros leonesa, y vivió (con sus altos y sus bajos) décadas de crecimiento y apuesta por la tierra. Hasta que las presiones financieras fueron apretando las tuercas para sumar fuerzas (o despropósitos) en una carrera por fortalecer la entidad local que se ha estrellado ahora con la conversión de la caja (ahora Banco Ceiss) en una filial de la malagueña Unicaja. Una filial que mantiene su nombre e imagen parar no perder más clientes y depósitos, y para salvaguardar a la saneada andaluza de las ataduras del descalabro de la que se concibió como músculo financiero de Castilla y León.
Un empeño del control político por ir sumando activos entre las posibilidades domésticas que se tradujo en una gran entidad financiera en Castilla y León, Caja España-Duero, que no fue capaz de atraer a otras cajas locales más pequeñas (acabaron fagocitadas por otros proyectos con mejor o peor suerte en el proceso de reestructuración) y que sumó más debilidades que fortalezas para alumbrar una caja que en los últimos tres años se ha ido desangrando. Despeñándose en una caída que hoy ve el fin, pero que no ha acabado todavía.
Unir las dos grandes cajas autonómicas para diseccionarlas después en el análisis de viabilidad europeo, y obstinarse a renglón seguido en ofrecerla a una entidad solvente del sector cuya única preocupación (lógica, al fin) durante tres años ha sido que el desastre castellano y leonés no contagie en lo más mínimo sus cuentas ni hipoteque su futuro, tiene hoy una clara traducción en cifras para lo que fue el proyecto de la gran caja autonónica.
En números redondos se pierden unos 2.500 empleos (no más a costa de recortes entre los que se quedan); casi 500 sucursales cerradas; ayudas públicas que suman 4.740 euros (parte se dan por perdidas, otras tendrá que devolverlas en solitario Ceiss); una reducción del negocio en un 45% sobre las cifras de 2010; la imposibilidad de operar fuera de su zona histórica (Castilla y León, Cáceres y Madrid, aunque estas últimas cada vez más cercenadas en las condiciones impuestas); limitación al negocio minorista de particulares y pymes; prohibición de meter mano en el negocio inmobiliario (tras deshacerse de más de 3.100 millones en activos tóxicos que traspasó a la Sareb); limitaciones a la concesión de créditos;... Y la deuda pendiente con más de 30.000 ahorradores entrampados en el escándalo de las preferentes.
Con estos mimbres afronta su nueva etapa histórica aquella institución que hace más de un siglo consiguió nacer, tras años de intentos, con la ilusión de la filosofía ilustrada de la Sociedad Económica de Amigos del País.
Una filosofía arraigada en los pósitos, los almacenes de grano y lugares de préstamo nacidos en la etapa medieval para aliviar a los más desfavorecidos con sus cosechas y calmar hambrunas. Desde 1835 se debate en León sobre la necesidad de crear una caja de ahorros y un monte de piedad inspirados en estos principios. Hasta el Gobierno aprobó entonces una ley para impulsar aquellas instituciones «destinadas a fomentar el ahorro entre las clases laboriosas, mediante cortos y periódicos ingresos que con el interés proporcionado contribuirán a propagar el espíritu de la economía, y con él la inclinación al trabajo».
En 1839 el Gobierno decretó que se creara en cada provincia una caja de ahorros y un monte de piedad, juntos o por separado; con fines también humanitarios y caritativos.
La intención y la legislación sobre estos principios fueron sucediéndose a lo largo del siglo, pero no era tan fácil poner en marcha el proyecto, a juzgar por cuánto se tardó en materializar en la provincia. Tenían los próceres clara, eso sí, la finalidad de la institución: «Estimular el ahorro para erradicar dos defectos muy extendidos en este sector social: el lujo y la holganza».
No fue hasta final del siglo XIX cuando se redactó un reglamento para fijar los criterios de la institución que debía ponerse en marcha en León. Sus objetivos se centraban en «aliviar el infortunio del necesitado, atacar la usura por considerarla un grave mal social, facilitar los medios para hacer ahorros que contribuyan al mejoramiento de las costumbres y al estímulo del hábito de la previsión».
Ya entonces se decidió también que la caja de ahorros estaría gobernada por un consejo en el que estuviera representada la sociedad con capacidad de decidir. En aquel momento, el gobernador civil, los diputados provinciales, el juez, el alcalde y el obispo; además de siete vecinos accionistas y empresarios de «reconocido prestigio». Además, claro, de los representantes de la Sociedad de Amigos del País. Un plantel que se ha mantenido hasta nuestros días, con las adaptaciones necesarias.
El caso es que finalmente, a mitad de 1898, la sociedad comienza a sentar definitivamente las bases de la caja de ahorros. Tras dos años de trámites, el 14 de marzo de 1900 se constituye el consejo de administración.
En otro orden de cosas la caja nace con mejores intenciones que recursos. Aquellos impulsores leoneses no tenían ni siquiera un local donde iniciar la andadura de la entidad que estaba llamada a cambiar los hábitos y las condiciones de la clase trabajadora. Hasta el punto que consiguieron una modesta oficina, pero tuvieron que poner en marcha una suscripción popular para dotarla de muebles y material de oficina. Finalmente la caja inició su historia con un capital de 4.814,5 pesetas.
Incluso quienes abrieron las primeras cartillas se comprometieron a no sacar el dinero depositado en el plazo de un año, de forma que la entidad pudiera tener algunos fondos.
El 2 de diciembre de 1900 abrió sus puertas la Caja de Ahorros de León, y una semana más tarde inició su andadura el Monte de Piedad. Ramón Pallarés fue su primer presidente.
En el primer ejercicio consiguió 402 clientes y un saldo de 301.579 pesetas. Los impositores obtenían un interés del 3% en sus cartillas por los depósitos; mientras que se cobraba un 5% por los préstamos hipotecarios, un 6% en los de garantía personal, un 7% en el empréstito de alhajas y un 8% en el de ropas y muebles.
En sus primeros veinte años de vida la caja volcó su actividad en dos aspectos fundamentalmente: la colaboración con el Instituto de Previsión (que dio lugar a la Caja Provincial de Previsión) y el mundo agrario, inmerso entonces en una grave crisis.
El impulso del crédito agrícola, pero también del asociacionismo agrario, junto con la preocupación por mejorar las explotaciones, centraron aquellos primeros años de vida de la Caja de Ahorros. Y lograron que buena parte de los agricultores accedieran a fórmulas que no les arrojaban en manos de quienes prestaban entonces créditos tan abusivos que muchos de los trabajadores acababan perdiendo sus tierras.
En 1901 la caja formalizó 53 préstamos, por un valor de 32.045 pesetas. En 1920 fueron 125.628 los préstamos concedidos, con una inversión de casi 16,8 millones de pesetas. En sus primeros veinte años de vida la caja prestó a agricultores y ganaderos más de 289 millones de las pesetas de entonces, en condiciones que podían asumir.
El ámbito de actuación de la caja fue ampliándose a otros sectores, pero las miras de la institución empezaron a volverse también hacia la presencia física en las zonas de la provincia donde las perspectivas de negocio eran mejores.
En abril de 1906 la caja abrió sus primeras sucursales en Astorga, Pola de Gordón y Palazuelo de Órbigo; y poco después en Valencia de Don Juan y Sahagún. En mayo de 1948 abre la primera oficina en Ponferrada, concretamente en la Puebla. La red se va extendiendo por toda la provincia hasta terminar los años 80 con unas 90 sucursales. Una de ellas, en Madrid.
El crecimiento del negocio fue constante hasta final de la década de los 20, cuando la crisis frena los créditos. Era la inestabilidad previa a la Guerra Civil.
Finalizada la contienda, la actividad de la Caja de Ahorros de León sigue acaparando el creciente ahorro de los leoneses. Entre 1936 y 1939 los depósitos pasan de 76,5 a 97,2 millones de pesetas, y en 1945 llegan a los 175 millones.
Paralelamente la actividad asistencial de la Obra Social de la entidad se intensifica en aquellos años, con atención y financiación tanto a hospitales y centros de beneficencia como a escuelas. Sin desatender un Monte de Piedad donde en aquellos años se empeñaba todo cuanto algún valor tenía.
Si a día de hoy el Monte sólo admite metales nobles y piedras preciosas, las joyas de aquellos días pasaban por abrigos y enseres varios del hogar, ropas de vestir y de la casa,...
La caja no olvidó nunca su apoyo a la educación, desde becas para estudios a centros educativos, que ha mantenido hasta hace muy poco. En 1946 se inauguraron las escuelas de Nava, y en 1949 las de La Milagrosa. En 1963, la escuela de Puente Castro. Al margen, a través de Amigos del País, se fomentó siempre la enseñanza de oficios, desde corte y confección o bordado hasta vidrieras artísticas.
Aunque la gran obra de la Caja de Ahorros de León en materia de formación fue el empeño en conseguir la Universidad. En 1972 se creó el Colegio Universitario de León, adscrito a la Universidad de Oviedo; para poner en marcha primero Filosofía y Letras y después Derecho. Y de ahí, el Campus para cuya construcción la caja compró una finca de 300.000 metros cuadrados en La Palomera.
Las innumerables actividades culturales, que determinaron también la posesión de un fondo artístico de incalculable valor, fueron otra de las constantes de la Obra Social hasta hace muy pocos meses.
Desde los años 40 hasta finales de los 90 la caja de ahorros vive un periodo de imparable crecimiento, con una actividad estable y saneada y una vinculación con la provincia, sus gentes y sus necesidades, que tomó carta de naturaleza de la razón de ser de la entidad financiera.
Así llegó a 1988, cuando el Gobierno autonómico de Castilla y León comenzó a impulsar operaciones para unir y fortalecer un abanico de entidades de implantación local del que no querían perder la vinculación al territorio, pero que requería una mayor capacidad económica para afrontar mayores retos.
Las negociaciones entre distintas cajas autonómicas se llevaron en secreto, bajo la premisa, ya entonces, de la necesidad de fortalecer el tejido financiero de la Comunidad ante las nuevas exigencias que ya entonces mostraban los mercados.
Unir el potencial de Caja León con el de Caja Salamanca era el objetivo principal de la Junta en aquel momento. Eran las dos cajas con mayor volumen y peso. No fue posible el acercamiento.
Así que la Junta optó por unir más entidades más pequeñas. El 23 de abril de 1988 las asambleas de cinco cajas autonómicas ratificaron el apoyo a un proceso negociador que se prolongó por dos años, y que gestó Caja España.
Se unieron en aquel proyecto Caja León, Caja Zamora, Caja Palencia, Caja Provincial de Valladolid y Caja Popular de Valaldolid. Nació Caja España, la entidad más grande de Castilla y León y la décima del país por volumen de activos. En 1989 Caja León había adquirido también la Caja Rural Comarcal del Bierzo.
La sede de la entidad se fijó en el histórico edificio Botines de León, donde desde hacía décadas tenía su sede la caja local. Una caja que aportaba al proyecto conjunto casi la mitad de sus recursos totales, y una situación enormemente saneada.
Caja España nació oficialmente el 15 de junio de 1990. De entre los numerosos bocetos que se manejaron se eligió el logotipo de un toro, que se mantiene hasta ahora. El objetivo del proyecto conjunto era adquirir volumen para poder operar con solvencia en el nuevo escenario financiero que se dibujaba, para lo que también era necesario un salto tecnológico.
Se gestó así el edificio de Puente Castro, una central que a día de hoy sigue siendo uno de los principales activos de la entidad.
En el momento de la fusión Caja España sumaba 1.743 empleados y 365 oficinas repartidas por cuatro provincias. En una década pasó de gestionar 0,5 billones de pesetas a 1,5 billones; cuadruplicó los créditos y alcanzó las 547 oficinas en su plan de expansión.
Pero también tuvo que hacer frente a situaciones comprometidas. Por ejemplo la amortización de la compra del Banco de Fomento, que se realizó en diciembre de 1993. Un desembolso de 29.000 millones de pesetas que le permitió comenzar a operar en Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias, Cantabria, Madrid, Aragón y La Rioja. Pero que sumió a la entidad en pérdidas en los meses siguientes.
Tardó dos años en recuperar la estabilidad, tras realizar un duro proceso de saneamiento basado en la dotación de provisiones para insolvencias y en la amortización anticipada de la compra del Fomento.
Caja España se consolidó entonces como la décima en volumen de negocio gestionado en el ránking nacional. En quince años el volumen de ahorro de los clientes gestionado casi alcanzó los 18.000 millones de euros, y los créditos superaron los 11.500 millones. A finales de 2005 trabajaban en la entidad 2.901 empleados, y tenía 550 oficinas en 32 provincias españolas.
Un proceso de crecimiento que, alentado por la bonanza económica y ajeno a la crisis económica que arrasaría poco después con el sistema financiero existente, fijó en 2007 un plan estratégico a cuatro años con el objetivo de lograr en 2010 los 300 millones de euros de beneficio, las 700 oficinas y 500 empleados más.
La expansión de la zona de negocio seguía siendo un objetivo, ganar tamaño parecía entonces vital: se accedió a los mercados donde no estaba presente, con oficinas en Andalucía, Levante y País Vasco. La caja abrió también sucursales en Portugal, y en el plan estratégico se contemplaba el desembarco en México.
El descalabro económico internacional sorprendió a Caja España en este proceso, e impuso una realidad muy distinta a esos planes.
A finales de la primera década del nuevo siglo desde la Junta de Castilla y León se impulsa la creación de lo que se dio en denominar el músculo financiero de la Comunidad, que pretendía sumar las cajas operativas en la Comunidad para crear una entidad fuerte y competitiva en el nuevo escenario que se dibujaba.
No fue un proceso fácil, y al final (tras desligarse Caja Burgos de la operación en el último momento) quedaron solas en la negociación Caja España y Caja Duero. Las peleas de los políticos locales de cada entidad por acaparar sedes y servicios retrasaron una operación que se cerró en 2010. El 5 de enero los consejos de administración de ambas cajas aprobaron el acuerdo de fusión en Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, Caja de Ahorros y Monte de Piedad. Las asambleas lo ratificaronen junio. La sede social y la presidencia se fijó en León, y la dirección general en Salamanca.
La operación ya requirió el apoyo financiero del Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que recapitalizó la nueva entidad con 525 millones de euros que desembolsó en participaciones preferentes.
La integración se materializó pues con ayuda pública, y también con las nuevas exigencias de la reestructuración financiera como consecuencia de la crisis encima de la mesa. La nueva entidad no tuvo apenas tiempo de hacer planes, más allá de cumplir las exigencias de las autoridades económicas.
El proceso de reestructuración pasaba finalmente por la desaparición del modelo de cajas de ahorro, la segregación de sus negocios financieros en bancos y la desaparición de aquellas insolventes. Al final en menor medida de lo previsto por el elevado coste, económico y de imagen, que suponía esta drástica medida. Una decisión que favoreció al banco surgido de Caja España, Salamanca y Soria (Banco Ceiss), para el que las autoridades europeas dictaminaron la nacionalización y subasta ante la imposibilidad de seguir adelante en solitario.
No así en compañía de Unicaja, porque ya para entonces las negociaciones con la caja malagueña (también segregado su negocio financiero en Unicaja Banco) ya estaban sobre la mesa.
Lo que al final ha resultado la integración de Banco Ceiss como filial en Unicaja Banco ha sido un largo proceso de tres años de duro tira y afloja, con la permanente amenaza por parte del presidente de la andaluza, Braulio Medel, de romper la baraja y con la consecución de una serie de ventajas que han satisfecho el objetivo de dos de las partes: del Gobierno, que no tiene que hacerse cargo de una nacionalización cuyo coste cifró en unos 1.000 millones de euros; y de Unicaja, que ha conseguido blindar sus intereses y que la entidad con sede en León, y sobre todo el Estado, logren el visto bueno de la Comisión Europea para hacerse cargo de todos los costes, actuales y futuros, que puedan surgir (sobre todo de las demandas de los preferentistas). Todo ello sin que ninguna institución estatal entre a formar parte del accionariado de Unicaja.
Así cierra más de un siglo de evolución de la entidad financiera con sede en León. Casi 114 años de crecimiento para volver a las raíces de su negocio y su territorio, aunque esta vez con el peso de una valoración negativa. Caja España vale, según las autoridades, -288 millones de euros. Pero sigue en pie. Le espera una dura tarea.
Fuente de datos: diariodeleon.es

El futuro de una caja sin recursos ni estructura

Una vez segregado el negocio financiero en el Banco Ceiss, Caja España-Duero se queda con el patrimonio, la Obra Social y el Monte de Piedad. Con una diferencia: no tiene recursos. Su dotación provenía de la parte establecida de los beneficios de la entidad financiera, que ahora forman parte de otro negocio. No sólo no habrá Obra Social, sino que parece imposible mantener el legado de la que ha funcionado durante más de un siglo.

Abandonado el barco del negocio financiero por la representación política, y concentrados quienes siguen al frente del banco en mantenerlo a flote; la caja ha quedado en tierra de nadie atada al lastre de mantener no ya sus fines benéficos y culturales, sino meramente un patrimonio costoso sin recursos ni capacidad para generarlos.

La Junta de Castilla y León debe establecer las bases de la fundación que gestionará esta caja, pilotada ahora por un puñado de empleados «cedidos» temporalmente por el banco. Una patata caliente que lleva meses evitando con la excusa de los cambios regulatorios en el sector.

La tarea social de la caja leonesa es consustancial a su existencia. Al margen de sus principios fundacionales, contra la usura y para ayudar a las clases menos favorecidas, fueron constantes sus donaciones a casas de caridad, hospicios, escuelas y hospitales,... En 1933 ya se legisla para establecer la doble vertiente de las cajas de ahorros, financiera y social, ajena al lucro. La atención a las necesidades sociales y sanitarias y a la educación son sus dos líneas de actuación prioritaria.

Es a partir de los años 60, con la mejora de las condiciones económicas del país y la provincia, cuando la Obra Social se vuelca también en mejorar la economía rural, presta mayor atención a la promoción cultural y busca nuevas fórmulas de mejora de la sociedad.

Hasta ahora, Caja España articulaba su Obra Social a través de cuatro líneas de actuación: cultura y tiempo libre, asistencia social y sanitaria, educación e investigación y patrimonio. La infancia y los ancianos, junto con los colectivos menos favorecidos, eran sus principales objetivos.

El patrimonio que tendrá que gestionar y mantener la fundación que se forme ahora para gestionar Caja España-Duero pasa por numerosos edificios, algunos de ellos de gran valor como Botines en León o las sedes de Salamanca. Varias salas de exposiciones, los fondos documentales, y un fondo artístico que sólo en otras de arte suma más de 10.500, 7.000 de ellas cuadros. Más de 10.000 piezas tiene también la colección etnográfica.

También forman parte de la Obra Social terrenos de la Universidad de León, colegios como La Milagrosa, centros culturales, bibliotecas, centros de formación, instituciones de tiempo libre (como la de Sierra del Brezo o fincas en Salamanca, o el área de la naturaleza de Monfragüe en Cáceres).

Varios colectivos han denunciado que las labores asistenciales desaparezcan en un momento de necesidad.

Fuente de datos: diariodeleon.es

domingo, 13 de abril de 2014

La Audiencia de Alicante pide investigar como estafa una venta de preferentes


La Audiencia de Alicante ha obligado a un juzgado de esta ciudad a investigar como estafa una venta de preferentes que había denunciado un particular, según el auto al que ha tenido acceso este diario. El denunciante había denunciado al director de una sucursal de la antigua CAM, al que había entregado 25.000 euros para invertir en un depósito a plazo fijo y acabó vendiéndole acciones preferentes. 
La juez había archivado la denuncia sin practicar diligencia alguna, motivo por el que la Audiencia le recuerda que los hechos denunciados tienen apariencia de estafa y como mínimo debe abrir una investigación para comprobar si son ciertos.
Los tribunales de la Comunitat Valenciana han venido anulando ventas de preferentes en demandas presentadas por la vía civil, por lo que éste es uno de los primeros pronunciamientos sobre la vía penal, aunque el procedimiento se encuentra en un etapa muy inicial.
Sin embargo, en este caso concreto, el denunciante ha cerrado un acuerdo con el banco por el que se le ha devuelto el 90 % del dinero, con lo que ya no está interesado en seguir adelante con el procedimiento.
A pesar de ello, el abogado que presentó la denuncia, el letrado Luis Santamaría, señaló que se trata de una resolución que marca un precedente para los particulares que compraron preferentes que se consideren perjudicados y considera que esta doctrina también podría aplicarse a las cuotas participativas. 
La Audiencia de Alicante considera que los hechos denunciados «revisten caracteres de delito» tras una valoración inicial. El auto recuerda que el denunciante plantea que «el director de la sucursal bancaria ofreció al denunciante una inversión de cierto riesgo, que éste rechazó, manifestando que prefería los depósitos a plazo fijo normales para evitar riesgos». Entonces, el director le ofreció alternativamente un rentable depósito reembolsable y el afectado hizo la inversión en este activo. A los pocos meses, dejó de percibir intereses y solicitó el reembolso, que no obtuvo.
«Hay, pues, engaño, pues el activo en el que el denunciante invirtió, usualmente llamado "preferente" no era un depósito a plazo fijo ordinario, ni era reembolsable, sino una operación cuyo riesgo fue ocultado al inversor», argumenta la Sección Segunda de la Audiencia de Alicante. Los magistrados señalan que el denunciante pagó el dinero creyendo que hacía una inversión sin riesgo, «cuando en realidad era de un riesgo elevado», a lo que añaden que «el error provocado por el denunciado» sería el que causa un perjuicio para el patrimonio del denunciante. 
La sala considera que en los hechos denunciados «aparentemente concurren todos los elementos del delito de estafa», por lo que revoca la decisión inicial del juzgado de archivar la causa, a lo que añade que «todo ello sin perjuicio de lo que pueda acordarse a la vista de las diligencias que han de practicarse para determinar la naturaleza y circunstancias del hecho y la identidad de sus responsables».
Según el auto judicial, si el hecho investigado reviste caracteres de delito y la denuncia no es manifiestamente falsa procede abrir el proceso y abrir diligencias para averiguar la realidad de los hechos. En este caso en concreto, la denuncia se archivó sin practicar diligencia alguna.
La causa ha vuelto al juzgado de instrucción en el que recayó la denuncia para que abra diligencias por estos hechos. La magistrada se ha encontrado con que el afectado ha recuperado gran parte del dinero tras llegar a un acuerdo con el banco, antes de que la Audiencia se pronunciara, y ya no está interesado en seguir adelante con el procedimiento. 
La juez todavía no ha tomado ninguna decisión a la vista de estos nuevos hechos.
Fuente de datos: Levante - EL MERCANTIL VALENCIANO

sábado, 12 de abril de 2014

Preferentes: ¿Cómo repercute el arbitraje en la declaración de la renta?

En su declaración de la renta sólo se tendrá en cuenta el cobro del laudo arbitral, un importe no sujeto a retención alguna.

El resto de las operaciones relacionadas con las obligaciones preferentes, recompra original, venta, etc. carecen de relevancia tributaria y en ningún caso figurarán en su declaración. Ayudando a simplificar todo el proceso.

Además no tendrán que hacer declaraciones complementarias de años anteriores. Y tendrá un crédito fiscal que podrá compensar con otros rendimientos positivos en sus declaraciones de los próximos 4 años.

Fuente de datos: www.invierta.com

viernes, 11 de abril de 2014

Renta 2013: Cómo declarar las preferentes, los bonos y otros activos complejos

En el repaso a los conceptos más complejos que componen la Declaración de la Renta, y después de un ejercicio como el de 2013 que ha creado problemas en numerosos activos, le planteamos tres cuestiones que para muchos inversores serán clave al completar el IRPF de este año:

1- ¿Cómo tributan los activos de renta fija?
Los productos de renta fija ofrecieron una atractiva oportunidad de inversión hasta el año pasado, cuando muchos inversores deshicieron posiciones -o se vieron obligados a ello, como en las preferentes-. Todos los productos de renta fija tributan como rendimientos del capital mobiliario (al 21%, 25% o 27%), y no como ganancia o pérdida patrimonial, como podría parecer aparentemente. Si hay pérdidas, se compensar con elementos de la base del ahorro, como los intereses de depósitos o los dividendos, entre otros. Miguel Ángel Ferrer Garcerán, de Arrabe Asesores, recuerda que «se consideran rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios» y que «al valor de adquisición o suscripción, hay que descontarle las comisiones».

2-¿Pero hay que declarar los canjes de obligaciones u otros activos por acciones?
Al canjear, generan un rendimiento mobiliario. Después, las acciones, si se venden, una ganancia. El problema de muchos activos de renta fija surge cuando el contribuyente tiene acciones como consecuencia del canje de estos productos, como las obligaciones. Al convertirlas, se genera un rendimiento «por la diferencia entre el precio de la acción otorgada y el coste de la obligación inicial», explica Victoria Rubio. «En ese momento -apunta- nace la acción, con el valor del coste de la venta de la obligación», de cara al futuro cuando se vendan las acciones y se genere una variación patrimonial. En el caso de las participaciones preferentes, si aceptó una quita como solución al problema que ha supuesto para muchos inversores este tipo de activos, se genera un rendimiento negativo entre el valor inicial de la inversión y el que le reconozca el laudo arbitral. Ese rendimiento negativo también le servirá para compensarlo con intereses de depósitos, cupones de deuda o dividendos, en la base del ahorro.

3-¿Es compleja la tributación de CFD´s, futuros, etc.?
Generan ganancias o pérdidas, pero hay que tener en cuenta la fechas de compra y venta y los gastos deducibles. Existen instrumentos complejos de inversión que, por sus características, merecen un cuidado especial a la hora de completar su Declaración, como los contratos por diferencias (CFD´s), futuros, derivados, etc. «Hay que ser coherente al declararlos, porque Hacienda no tiene datos de sus posiciones intradiarias», advierte Victoria Rubio. «Si se cometen errores al tributar por este tipo de activos, después habrá que justificarlos», indica esta experta. En principio, todos estos instrumentos generan una ganancia o pérdida patrimonial, que puede ser tanto a corto plazo (en cuyo caso tributa en la base general) o a largo plazo (en la base del ahorro), con las conocidas consecuencias a la hora de compensar, si hay minusvalías. Con alguna característica propia. «En los CFD´s, no se establece la norma antiaplicación de dos meses antes y después para poder compensar, se puede entrar y salir en el mismo modelo de CFD sin consecuencias fiscales», indica Rubio. Por su parte, José Manuel Ortiz aclara que, en el caso de los futuros, «la venta se declara con el vencimiento del mismo o con el cierre de la posición» del inversor. Además, «si es un empresario el que contrata un futuro para cubrirse, la renta generada no tributa como ganancia patrimonial, sino como rendimiento de actividad económica». En todos los casos, no olvide los gastos asociados a la operación (comisiones, por ejemplo), como forma de deducirse parte del precio de compra y tributar de forma más 'cómoda' para sus intereses.

Leer más:  Renta 2013: Cómo declarar las preferentes, los bonos y otros activos complejos  http://www.finanzas.com/noticias/economia/fiscalidad/20140411/renta-2013-como-declarar-2646075.html#VwZ1F2vYa7Anh5US
Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com

jueves, 10 de abril de 2014

CAJA ESPAÑA-DUERO: ¡dietas a puñados para los del PP!



Francisco J. León de la Riva (alcalde de Valladolid) e Isabel Carrasco (presidenta de Diputación de León)

No piensen ustedes que solo el PSOE y los sindicatos se han llevado dietas a puñados de la antigua Caja España-Duero. Hoy le toca al Partido Popular y a sus representantes en la fraudulenta Caja España-Duero.

En los próximos días hablaremos del daño que han hecho el propio Banco España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores de la mano del Gobierno de Rajoy, ahora, y desde 2005 con la contribución del presidente de Gobierno más absurdo, incompetente e indigente intelectual de toda la era democrática moderna: Rodríguez Zapatero.

Pero centrémonos en la gente del Partido Popular que, estando en el Consejo de Administración de Caja España-Duero, autorizó la venta de presferentes y deuda subordinada, y que tanto daño ha hecho a miles de familias; en muchos casos, ha representado su ruina económica. Recuérdese que esa gamberra autorización también ha generado suicidios, de ahí que durante la próxima cmapaña no de olvide y la gente deje de votar a cuantos aquí citamos, por sinvergüenzas y aprovechados. Vamos con los caraduras que se han aprovechado de la ciudadanía y han defraudado (es decir, robado) a costa de sentar sus posaderas –sin más– en el fraudulento Consejo de Adminbistración de lo que hoy es Banco Ceiss

Por cierto, cuando dejaron de cobrar dietas, dejaron de acudir al Consejo. Ni siquiera se atrevió a convocar reunión quien fuera el más indigno delegado del Gobierno en Castilla y León: un tal Isaías García Monje. Aquí están los jetas que se embolsaron cantidades de todo tipo, sin merecerlas:

Francisco Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid, se embolsó 141.900 euros desde 2005 hasta 2011. Pocos obreros ganan ese dinero, trabajando duro, en ese periodo de tiempo. Se merece un escrache con toda intensidad.

Francisco Javier García Prieto, procurador del PP de la Diputación de León, se embolsó 133.410 euros. Por asistir al Consejo sin abrir la boca. Se merece un escrache y algo más, dada su incompetencia demostrada.

Isaías García Monje, ex-delegado del Gobierno en Castilla y León, se llevó bajo el ala 131.800 euros, por callar, esconderse y no dar la cara cuando era el que estaba obligado a hacerlo. Merece ser retirado del círculo político cuanto antes. Excesivo el daño que ha hecho.

Artemio Domínguez González, alcalde de Medina de Rioseco, se llevó en dietas 124.930 euros. Hay que tener en cuenta a este personaje –conocido como“mosquita muerta” en el PP– para no volver a votarle. Si acaso “botarle” cuanto antes, pero con “b” de burro y de bestia.

Encarnación Redondo, ex-alcaldesa de Soria y ex-eurodiputada, se llevó 123.730 euros, por acudir a las reuniones y no abrir el ‘pico‘. Hay que evitar votar en la lista donde esté este personaje redondo.

Juan Elicio Fierro, concejal de Ponferrada, se embolsó 117.810 euros, por mirar, consentir y callar.

- Entre 96.660 euros y 47.000 euros se llevaron gente tan ‘tormentosa´como:Jose María Asenjo (concejal de Cáceres del PP), Julián Lanzarote (ex-alcalde de Salamanca y senador), Fernando Martínez Maíllo (presidente de Diputación de Zamora), Fernando Javier Rodríguez (concejal de Hacienda de Salamanca), Felipe Tomás Canillas (ex-procurador del PP), Isabel Carrasco Lorenzo (presidenta Diputación de León y ex-senadora), Ángeles Armisen (senadora del PP), Federico Juan Sumillera (ex-procurador del PP y exconcejal del Ayuntamiento de Valladolid), Cristina Vidal (concejala de Urbanismo de Valladolid) y Mariano Fernandez (concejal de Valencia de Don Juan).

Otros aprovechados del PP, que se embolsaron entre 1.000 euros y 39.100 euros son los siguientes:

María Arenales Serrano (ex-senadora y concejal del PP de Valladolid) yCecilio Vallejo Fernández (ex-concejal de urbanismo de León).

Volvemos a recordar a todos los lectores de nuestro blog, de nuestro muro de Facebook y de Twitter, la necesidad de no volver a votar a esta gente tan dañina en todos los sentidos, aprovechados y ‘vividores‘ de la política. Es una obligación de los españoles acabar cuanto antes con la corrupción, con los indeseables y con los caraduras que pululan por el territorio patrio.

El próximo post del blog tratará de los aprovechados, jetas y ‘trincones’ de las universidades de Castilla y León, que son muchos. Ya lo verán.

Fuente de datos: Blog de Jesus Salamanca